Capítulo 3, primera parte


Voy escuchando partes médicos y comentarios de quienes entran a verme de a turnos. Las señales de dolor que van en aumento segundo a segundo. Me doy cuenta que lo único que funciona en perfecto estado es mi atención. Miro todo lo que está sucediendo. Mi mente se sobredimensiona, mis sentidos se ultra potencian, mi mirada es la máxima expresión de palabras que no puedo decir.

 

Mi pasado cercano es este presente, el impacto con el colectivo, verme atrapada entre hierros. Mil pensamientos se entrelazan uniendo todos los acontecimientos. Me doy cuenta que faltan escenas en esta película, entonces enlazo recuerdos y oscuridades inconscientes...

 

Alguien me cuenta que primero fui llevada al hospital público. Me asistieron en el suelo de una pequeña sala de emergencias, ya que la sala de intervenciones del hospital estaba en cuarentena. Los médicos en un intento por salvar mi vida, viendo que mi cabeza y mi cuello se hinchaban multiplicando su tamaño y comenzaba a asfixiarme, arrancaron mi ropa y realizaron una traqueotomía en forma desesperada. Pierdo el conocimiento, el estado general es crítico. Deciden trasladarme a una clínica privada para recibir la asistencia que necesito.

 

Impedida casi total en forma física de cualquier acción normal en una persona. Pido a señas algo para escribir. Pregunto por una cicatriz que toco en mi rostro, eso me preocupa. Es gracioso, porque no me veo, esa cicatriz es lo de menos... Soy un cuerpo edematizado al máximo y un rostro sólo con ojos.

 

No hace falta que me digan lo que siento, pero la información médica va aclarando la situación. Doble fractura de fémur derecho, múltiples fracturas de maxilar inferior, fracturas de las primeras vértebras cervicales axis y atlas, aparente neumopatía y fracturas costales. Un parte médico y una persona que está vivenciando hora tras hora, lo que ésto significa. Ésta es mi realidad. Todo lo demás desaparece. Soy otra. Soy tan sólo, y cada vez más, dolor físico.

 

*

 

Me abandono de a ratos... hay una infección evidente en mi cuello y pulmones. Es terrible cómo se manifiesta. Las enfermeras de turno sacan a mano la infección, ayudadas por antibióticos vía intravenosa. Actúan con alimentación parenteral. Mi boca no existe, la lengua se fue hacia mi garganta. Intentan juntar mis dientes, o lo que queda de ellos. No puedo tragar ni saliva.

 

Las fracturas de mis cervicales son lo que más preocupa a los médicos, cualquier mal movimiento puede dañar mi médula espinal y dejarme cuadripléjica e incluso causarme la muerte, por esto colocan una tracción. Me veo como un rompecabezas sólo posible de armar por un genio, por que a la vez cada pieza de ese rompecabezas debe crearse. Cada zona afectada de mi cuerpo es grave. El dolor comienza a hacerse tan parte de mí, que sólo soy eso, dolor.

  

❗ Continuará el próximo viernes.

Copyright © 2018 Leda Susana. Todos los derechos reservados.